Manual para que tu divorcio sea un éxito. 10 sencillos pasos

10 pasos breves y sencillos

Manual para que tu divorcio sea un éxito

Como abogada especializada en Derecho de Familia y coach de gestión de crisis emocionales, considero la familia el primer núcleo de la vida.
No es un secreto que es el entorno más potenciador del desarrollo humano si se construye bajo el amor, el respeto y la generosidad hacia la pareja y los hijos.
Cuando adquirimos el compromiso de formar un proyecto en común afecta, tanto a otros seres humanos como son los hijos, como a decisiones profesionales y patrimoniales, que determinan la vida familiar, por lo que es necesario reflexionar profundamente antes de tomar la decisión de romper el vínculo, por las consecuencias que va a suponer.
Sin entrar a valorar los motivos que llevan a cada persona a dar el paso de divorciarse, por mi experiencia profesional, tengo la seguridad de que es un hecho determinante en la biografía, y es necesario que tengamos en cuenta las claves básicas para que el resultado sea un éxito.

greg-kantra-333822-unsplash.jpg

1.-Mantén la cabeza “fría” durante los primeros momentos.

Independientemente de quien decidida romper la relación, la conversación o comunicación (hay incluso quien ha recibido un whatsapp) es de las más difíciles que existen.

Si eres tú la persona que no desea seguir, lo más saludable es exponer de forma clara y precisa, con tus propias palabras, que no deseas continuar con el proyecto de vida.

Si, por el contrario, eres quien recibe la noticia, tómate tu tiempo para asimilar lo sucedido, te habrá pillado por sorpresa, y es posible que tu reacción sea descontrolada y sientas que te desbordas emocionalmente.

RECUERDA: En ambos casos, debes evitar acusaciones personales, insultos, descalificaciones y palabras dolorosas o culpabilizadoras a la otra persona.

Una relación está formada por 2 partes, y habrá dos vivencias y versiones distintas de lo sucedido.

Se trata de romper el vínculo de la forma más civilizada posible, evitando discusiones acaloradas y la presencia de terceros, como pueden ser los hijos.

Las personas tendemos a recordar de forma más vívida las conversaciones con mucha carga emocional, por lo que ten en cuenta la máxima de “ser esclavo de tus palabras y dueño de tus silencios”.

silhouette-g26fc27929_1280

2.-Tómate tu tiempo para hacer propuestas o tomar decisiones.

Tras la ruptura, es necesario un planteamiento de como organizar la vida de la familia a partir de ese momento y no es sencillo poder valorar la mejor opción.

Los seres humanos solemos buscar una rápida solución que nos aleje del dolor de la incertidumbre, y por ello, podemos tomar decisiones sin la debida reflexión que pasado el momento de pico emocional, podemos considerar un error.

RECUERDA: Necesitas un tiempo para asimilar la ruptura y valorar las posibilidades que supone esta situación.

Las propuestas y decisiones tomadas en los primeros momentos, no serán las más adecuadas para el futuro. Las posteriores modificaciones o incluso negativas a esas propuestas tempranas, producirán desencuentros, tensión y sensación de “faltar a la palabra” que dificultarán los acuerdos más adelante.

law-form-construction-michigan-1-square

3.-Apóyate en profesionales especializados.

Como sabrás, el éxito de los deportistas de alto rendimiento es personal, pero esta respaldado por un equipo de profesionales que le ayudan a llegar a la meta.

Una de las decisiones más determinantes para el éxito de un divorcio es encontrar a las personas con la formación técnica y humana adecuada.

La figura del abogado especializado en Derecho de Familia es fundamental porque posee los conocimientos particulares, actualizados y amplios que necesitas.

Que tenga experiencia en divorcios como el tuyo también es determinante (no es lo mismo que una o ambas personas de la pareja sean socios de una empresa, o que se casaran en otro país, o incluso hayan residido en diferente comunidad autónoma).

Si consideras que emocionalmente no estás gestionando la ruptura de una forma positiva para ti, e incluso que está afectando a tu rendimiento laboral, a las relaciones con tus hijos, o con tus amigos, no dudes en buscar un profesional en coaching que te ayude a buscar tus recursos internos para superar esta situación, e incluso mejorar la relación contigo para poder tener mejores relaciones personales en el futuro.

RECUERDA: No todos los abogados tenemos la misma especialización y por la amplitud actual de las materias, es posible que no conozcan todos los detalles que pueden beneficiarte para que tu divorcio sea un éxito. Escoge un profesional tras haberle escuchado, que hayas sentido conexión y comprensión de la situación que estas atravesando. No te guíes solo porque un conocido te lo ha recomendado o lo tienes cerca. Valora la profesionalidad, la honestidad y la claridad de ideas a la hora de comunicarse contigo.
 

4.-Haz un listado de lo que para ti es importante.

Cada persona tiene un sistema de valores, y ello determina lo que es adecuado para ella lograr durante el divorcio. Es necesario reflexionar detenidamente que es lo válido para ti.

Si deseas obtener seguridad económica durante un tiempo, mayor disponibilidad para desarrollar tu carrera profesional, el uso de la vivienda familiar, mayor tiempo de estancia con tus hijos, la vivienda de la playa… todo son opciones buenas, válidas y personales.

Por ello, es importante que te acompañe un profesional adecuado, que te asesore sobre las opciones de lo que le planteas, pero sin que intente imponer lo que considera “lo normal”.

Cada familia es distinta, cada ser humano y cada funcionamiento interno, también.

RECUERDA: Para ti hay una lista propia de cosas importantes, por lo que, lo que es válido para una amiga o un familiar, no tiene que ser lo adecuado en tu caso.

Piensa en lo que verdaderamente te hace feliz y con lo que te sentirías mejor a largo plazo, y haz un listado para ordenarlo posteriormente.

cropped-iStock-669015980-2.jpg

5.-Se sincero/a contigo y posteriormente con tu abogado.

Parece sencillo, pero requiere de gran valentía mirarse al espejo y decir en voz alta las cosas que no te gustaría que nadie supiera.

No es necesario que sea un gran secreto, pero pequeños detalles descubiertos en un momento poco oportuno, pueden marcar la diferencia en la credibilidad de una persona.

Si realmente no dispones de flexibilidad horaria en tu trabajo, o tu familia no te va a apoyar en el caso de que necesites pedirles un favor personal o incluso económico, hay terceras personas implicadas en la ruptura, tienes alguna adicción que te puede incapacitar para el cuidado de tus hijos o tu patrimonio, o tu verdadera motivación es complicar las cosas para molestar a la otra persona que fue tu pareja… es necesario que seas consciente de ello.

Primero, tu. Y luego, tu abogado.

Yo les pido a mis clientes que me expliquen toda la situación, y sus circunstancias reales, aunque no les gusten.

Mi trabajo no es juzgar, es ayudarles a obtener el mejor resultado. Están amparados por el secreto profesional y además les beneficiará en la defensa de sus intereses, siempre.

RECUERDA: La sinceridad con el abogado determina a veces el resultado. Es mejor que tenga conocimiento con antelación de la realidad de lo que la otra parte puede alegar, para tener prevista una respuesta, no ejercer bien tu defensa y conocer detalles que pueden perjudicarte.
 
 

6.-No hables mal de la otra persona, y mucho menos a tus hijos.

Estamos de acuerdo en que el divorcio es uno de los procesos mas duros a los que las personas se enfrentan en su vida.

Además del fracaso que supone como proyecto de vida, se mezclan sentimientos personales de enfado, decepción, desengaño, frustración, tristeza… que necesitan ser exteriorizados y gestionados para poderlos sanar y seguir adelante.

La clave está en buscar la forma de “sacar” esas emociones, de forma que no te dañen ni a ti, ni a los demás, especialmente a tus hijos.

Lo que comentas con terceros de la que fuera tu pareja y de la ruptura, aparte de ser de mal gusto, dice más de ti que de la otra persona a la que estas criticando.

Al principio, si te desahogas con tus amistades lo mas probable es que te escuchen y te consuelen, pero transcurrido un tiempo, terminará afectando a tu relación con esas personas.

Si a quienes hablas mal es a los hijos que tenéis en común, las consecuencias son negativas para su desarrollo emocional y su propia gestión de la ruptura, porque los pilares fundamentales de seguridad y sus referentes son su padre y su madre, independientemente de su rol como pareja. Y necesitan sentirse amados, a pesar de que sus padres ya no deseen estar juntos.

RECUERDA: Valora previamente a criticar a la otra persona si esos detalles que a ti pueden parecerte necesarios de explicar, pertenecen a la conducta de esa persona como pareja, o de su función de padre o madre, y si esos comentarios aportan información objetiva o si están cargados de reproches y desvaloración, en cuyo caso, es mejor no transmitirlo nunca.

Habla a tus hijos con respeto de la otra persona, siempre. Te lo agradecerán.

wall-gf14577f70_1280

7.-Establece tus líneas máximas de lo que puedes ceder en la negociación.

Anteriormente hemos establecido la necesidad de hacer una lista de lo importante durante el divorcio. No todo el contenido de la lista se podrá lograr en su totalidad, es posible incluso que algunos conceptos sean contradictorios con otros.

El paso siguiente es ordenarla de mayor importancia a menor.

De todo el listado, debe existir una cosa, o a lo sumo dos, que para ti son innegociables, y sobre las que no puedes transaccionar. Esa es tu línea máxima.

Debe estar clara desde el inicio, tanto para ti como para tu abogado, de cara a plantear negociaciones con lógica a conseguir tu objetivo.

RECUERDA: Para llegar a acuerdos, debes poder ceder en algunas pretensiones a cambio de otras cuestiones de mayor importancia para ti. Es importante que tengas claro que objetivo es principal y en el que hay que centrar la negociación.

8.-No temas al proceso. Siempre se podrá reconducir a una negociación.

En ocasiones, las posiciones de las partes están tan alejadas, que resulta muy difícil llegar a acuerdos o incluso es perjudicial porque se está erosionando la relación y a la larga dañará las posibilidades de lograr pactos.

Es el momento de dar por terminada la fase de negociación y acudir a la vía judicial, presentar la demanda con las pretensiones y que la otra parte plantee las suyas.

No se trata de escribir una “novela” contando los detalles de la relación, criticando aspectos de la otra persona o inventar detalles que no se ajustan a la realidad.

La demanda y la contestación tienen una forma establecida y deben contener antecedentes, conceptos y hechos relativos a lo que se está solicitando que resuelva el juez.

Deberá ir apoyada con pruebas que acrediten lo que se está alegando y si fuera necesario solicitar que se practiquen otras.

Hasta el mismo momento de la vista, o sea, previamente a que comience el juicio, será posible llegar a acuerdos sobre alguna pretensión, o incluso, en todas, por lo que no debes temer llegar a esta fase. Si has escogido un buen abogado, te expondrá con claridad las posibilidades de éxito y la conveniencia de ceder en aras a lograr otras cuestiones mas favorables o necesarias para ti.

RECUERDA: Los escritos dirigidos al juez tener contenido jurídico, claro, no literario.
Ser rigurosos con lo solicitado y las pruebas que se van a aportar o solicitar.
Debes confiar en el criterio y dirección del abogado que has escogido quien destacará los aspectos que considere más relevantes para la defensa de tus intereses y te guiará durante las distintas fases del procedimiento judicial.

board-g032dcde1b_1280

9.-Mantén una actitud positiva y confía en tus posibilidades.

Si has llegado hasta el proceso judicial, y previamente has seguido los pasos anteriores, con la reflexión y establecimiento de tus prioridades, solo queda dejar que siga su curso.

Actualmente, los procedimientos de Familia suelen tardar casi un año (si no más) en resolverse en primera instancia, por lo que siendo un largo periodo de tiempo con la incertidumbre de como va a terminar, es fundamental que mantengas una actitud de ánimo y confianza en que finalizará con el resultado que deseas.

Los pensamientos de duda te sobrevendrán en diferentes momentos, pero no debes caer en angustia o desesperación que te harán desanimarte, perder la confianza en tus posibilidades y en el peor de los casos, tomar decisiones precipitadas.

RECUERDA: No dudes en transmitirle a tu abogado tu estado de ánimo y tus dudas durante el proceso para que puedas apoyarte en el profesional. Tus dudas y sensación de incertidumbre son normales ante un proceso en el que existe tanta carga emocional.
Ten en cuenta, que una actitud positiva que te permita valorar la situación desde la calma y la confianza, pudiendo tomar decisiones más racionales.
 
 

10.-Finalizado el procedimiento, analiza el resultado.

Tanto si has llegado a un acuerdo amistoso, como si ha finalizado con sentencia judicial, estás llegando al final del camino.

Muchas personas sienten la necesidad de llorar para descargar las emociones y la tensión acumulada durante muchos meses. Otras, prefieren celebrarlo de forma especial. Incluso, existe quien está pensando en recurrir la sentencia porque no ha logrado lo que deseaba y siente dolor y rabia.

Es muy difícil que ninguna de las partes del acuerdo o los pronunciamientos de la sentencia, sea lo que deseabas (en ese caso es porque no has seguido ninguno de los pasos indicados en este breve manual).

Celebra y alégrate por aquellas cosas que has conseguido y que te hacen sentirte feliz, lo mereces.

Aquellas partes que no son como deseabas, merecen una valoración aparte.

Reúnete con tu abogado para que te explique los motivos jurídicos y su opinión profesional respecto a los pros y contras, y como a medio y largo plazo podrás cambiarlos o si merece que recurras la sentencia. Se trata de valorar de forma analítica las posibilidades de éxito de un recurso, o incluso si la motivación de la sentencia tiene sentido con lo sucedido en el procedimiento.

RECUERDA: Ninguna resolución judicial ni acuerdo es definitivo e inmutable en el tiempo. En Derecho de Familia, las circunstancias van variando al ritmo de la vida de las personas, especialmente de los hijos, por lo que con la sentencia o el convenio en la mano, es necesario analizar la estrategia más adecuada a seguir, tanto a corto como a medio plazo.

freedom-g51ddf8cc0_1280

BONUS.-Disfruta tu nueva vida.

Respira hondo. Llena tus pulmones de aire y suéltalo con una sonrisa. ¿Lo sientes?

Es la sensación de dejar un peso atrás y estar aligerando tus pasos.

Has vivido una experiencia por la que desafortunadamente pasan muchas personas, si bien es cierto, que cada una la interpreta de distinto modo.

Del sentido que le des a lo sucedido, dependerá el resto de tu vida.

Si continúas sintiéndote con atadura a esa anterior relación, comparando y tomando como medida lo que sucedió, no avanzarás ni disfrutarás del regalo que supone estar donde estás ahora.

Si, por el contrario, decides que el divorcio no va a determinar tu vida, que tienes un mundo de posibilidades ante ti, y que eres un ser humano maravilloso que merece todo el amor, el respeto, y el bienestar del mundo, estas en el camino correcto.

Desacuerdos con la otra persona siempre pueden surgir, pero si no permites que se conviertan en el centro de tu vida, has logrado el éxito.

RECUERDA: No eres EX de NADIE. Eres una persona completa, maravillosa, con mayor sabiduría que antes, con ganas de disfrutar, de ser feliz. DISFRUTA.
 
 

La audiencia del menor en los Procesos de Familia

Derecho a ser “oído y escuchado”

Como letrados que ejercemos en esta especialidad, no hay procedimiento más delicado, y en el que se mezclan tantas emociones, como en aquellos en los que hay hijos menores de edad, no existe un acuerdo en la custodia, y los profesionales tenemos que asesorar y guiar a nuestros clientes, separando, por un lado: la gestión de sus sentimientos derivados de la ruptura, de su posición como padres o madres, y por otro: los derechos que asisten a los menores y a las propias partes.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en su Sentencia nº 308/2022, de fecha 19 de abril (Roj: STS 1563/2022 – ECLI: ES:TS: 2022: 1563) recoge la doctrina relativa al derecho del menor a ser escuchado en el procedimiento y que, pese a ser recogido en el art. 92 del Código Civil y el art. 770.4  de la LEC, ha necesitado desarrollo jurisprudencial reiterado para evitar las nulidades y que las actuaciones se retrotraigan, con el sufrimiento y desasosiego que genera a las partes y a los menores.

 

Bastaría el argumento de que “este derecho forma parte del estatuto jurídico indisponible de los menores de edad, como norma de orden público, de inexcusable observancia para todos los poderes públicos”, pero hay que materializarlo y desarrollarlo, ya que, no en todos los casos debe o puede practicarse la exploración, existen recomendaciones de edad y madurez, e incluso, pueden existir excepciones que tendrán que estar fundamentadas y motivadas debidamente en la resolución.

 

Marco jurisprudencial actual

El Tribunal Supremo con respeto al contenido de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño de fecha 20 de noviembre de 1989; y los arts. 2 y 11.2.a de la LO 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor establece:

1.-La audiencia o exploración del menor tiene por objeto indagar sobre el interés de este, para su debida y mejor protección y, en su caso, debe ser acordada de oficio por el tribunal, si es mayor de 12 años.

2.-Los tribunales no están obligados a oír siempre al menor, depende de las circunstancias particulares de cada caso (edad, madurez e interés).

Es posible, precisamente en atención a la falta de madurez o de ponerse en riesgo dicho interés, y si el menor tiene menos de 12 años, que se prescinda de su exploración o que se considere más adecuado que se lleve a cabo a través de un experto (pericial psicológica en la que el menor pudo expresar libremente su opinión), o estar a la ya llevada a cabo por este medio (de la que se tiene conocimiento a través del informe pertinente), para que el tribunal pueda decidir no practicarla o llevarla a cabo del modo indicado, siendo necesario que lo resuelva de forma motivada.

Fundamentación de este derecho

Para comprender la relevancia de esta cuestión debemos ir al origen.

Su importancia constitucional está recogida en diversas resoluciones del Tribunal Constitucional, que han estimado vulnerado el derecho a la tutela judicial efectiva (art. 24.1 CE) de los menores en supuestos de procesos judiciales en que no habían sido oídos o explorados por el órgano judicial en la adopción de medidas que afectaban a su esfera personal (SSTC 221/2022, de 25 de noviembre, FJ 5).

El derecho del menor de edad a ser ‘oído y escuchado’, en todos los procedimientos judiciales en los que esté afectado y que conduzcan a una decisión que incida en su esfera personal, familiar o social, fue introducido por primera vez en la Convención sobre los derechos del niño (art. 12), que pretendió eliminar el sesgo cultural imperante hasta dicho momento de que los menores debían “ser vistos” pero no oídos, y fomentar así su participación como sujetos de derechos y ciudadanos.

No es fácil fijar una edad a partir de la cual pueda entenderse que existe una presunción de madurez, y así queda acreditado cuando el déficit de capacidad derivado de la minoría de edad no goza de un tratamiento unitario en nuestro sistema legal.

 

Así, como hemos expuesto, con 12 años el menor ha de ser oído en los procedimientos de separación y divorcio de sus progenitores (artículo 700 LEC), también a partir de esa edad el menor ha de consentir su adopción (artículo 177 CC), mientras que hasta los 14 años no pueden testar (artículo 663 CC), y a partir de 16 años se puede consentir la emancipación y el emancipado puede contraer matrimonio (artículo 317 y 46 CC).

 

Mientras, el art. 9 LOPJM dispone de una forma concreta que el menor tiene presunción de madurez a partir de 12 años, si bien tiene derecho a ser oído y escuchado sin discriminación por edad, discapacidad o cualquier otra circunstancia, teniéndose en cuenta sus opiniones, en función de su edad y madurez.

Lo que en los procedimientos judiciales o administrativos se traduce en que se recabará dicha opinión de forma adecuada a su desarrollo evolutivo, con la asistencia, de profesionales cualificados, preservando su intimidad y utilizando un lenguaje comprensible, informándole tanto de lo que se le pregunta como de las consecuencias de su opinión, con respeto a todas las garantías del procedimiento.

 

Desde la perspectiva actual, es claro que los niños deben participar en la toma de decisiones, desde su perspectiva,  particularmente atendiendo a su edad de desarrollo, y su comprensión, su entendimiento de ciertos términos que podemos usar, tanto cultural como socialmente dentro de su propio entorno, valorando también en sus propias experiencias individuales y las de la familia.                Como los profesionales de psicología infantil definen, las capas de comprensión: lo que le pedimos a los niños, o cómo nos comunicamos con ellos, pero también pensando en cómo nos responden, y lo que nos dicen.

Esto supone, desde el punto de vista de los procesos de familia, que debemos garantizar que se recabe su opinión, que se tenga en cuenta su perspectiva, lo que dice como lo dice y lo que no dice, pero sin interpretar este derecho de forma absoluta o errónea, es decir, no hay que olvidar que no debe recaer la decisión ni el fallo de una resolución en la voluntad de un menor, sino que es un elemento de juicio más a tener en cuenta, que debe valorarse, respetándose todas las garantías procesales y éticas que imperan en nuestra profesión.

 

 

Artículo publicado en la Revista Familia y Sucesiones del ICAV. Número 25. Diciembre 2022

Sustracción de menores como forma de violencia sobre la infancia

Sustracción de menores como forma de violencia sobre la infancia

Reflexión tras la STS 1404/2021, de 24 de abril, en relación con la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral de la infancia y la adolescencia frente a la violencia. 

La reciente Sentencia del TS 1404/2021 de 24 de abril de este mismo año, ha vuelto a poner de actualidad la cuestión de la sustracción de menores, que a consecuencia de las limitaciones de movilidad del Covid-19 se había reducido significativamente. 

 

 Desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia, que modifica, entre otros cuerpos legislativos, el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil, respecto a los procesos de separación, divorcio y nulidad matrimoniales, y las medidas paterno filiales, se precisa, el contenido de las funciones de la patria potestad, y en concreto a la cuestión del lugar de residencia habitual de los menores. 

 

La sustracción internacional como punto de partida.

Resulta sencillo comprender la dificultad de retorno de un menor en el caso de la sustracción internacional, cuando uno de los progenitores, mediando o no resolución judicial previa que resuelva respecto a la custodia, decide marcharse a su país de origen, o incluso a otro, complicándose la situación si dicho país es firmante de los convenios internacionales, como Convenio de La Haya sobre los aspectos civiles de la sustracción internacional de menores, de 25 de octubre de 1980, o no; si se puede solicitar el exequátur de la resolución, si la hubiera al amparo del Convenio Europeo de Luxemburgo de 20 de mayo de 1980, sobre reconocimiento y ejecución de las sentencias sobre custodia de los hijos; además del transcurso del tiempo que perjudica al progenitor que solicita el auxilio judicial o administrativo para el retorno por cuanto el menor se encuentra ya escolarizado, integrado en su nuevo ambiente y pueden derivarse consecuencias perjudiciales para su estabilidad emocional.

 

Cuestión aparte y que merece un artículo propio, por su complejidad y por la casuística derivada de las legislaciones de los diferentes países, ya que, a tenor del Convenio de la Haya, no se exige resolución judicial o administrativa previa que atribuya el derecho de custodia, al prever expresamente el Convenio que tal derecho de custodia puede derivar de una atribución legal, por resultar así previsto en el ordenamiento estatal o por una decisión judicial o administrativa o de un acuerdo vigente según el Derecho de dicho Estado.

 

 

 

Sustracción de menores en España.

En el ámbito nacional, es habitual la consulta en el despacho profesional, respecto a la posibilidad de una de las partes de efectuar un cambio de domicilio o residencia,  custodio o no, por motivos personales, económicos o laborales, sin mediar resolución judicial o administrativa que lo autorice, y que suponga el impedimento o dificultad del ejercicio del régimen de visitas del menor o incluso del régimen de convivencia compartida, sin comunicarlo al otro progenitor, o pese a contar expresamente sin su autorización.

 

La sentencia de referencia expone a la realidad con la que los abogados nos encontramos respecto a esta cuestión, la variedad de fundamentación jurídica contenida en las resoluciones de las Audiencias que entienden que “…el delito exige que quien sustrae al menor sea el progenitor no custodio, pues cuando ambos progenitores tienen atribuida la custodia, y se produce el traslado del menor por uno de ellos aún sin el consentimiento del otro, si no media resolución judicial o administrativa sobre el derecho de custodia, no se comete el delito”.

Mientras que otras, siguiendo la doctrina de la sentencia 10/2016, de la Sección 3ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, fundada en un ATS de 2 de febrero de 2020, dictado en una cuestión de competencia, y en el Convenio de 25 de octubre de 2008 sobre aspectos civiles de la sustracción internacional de menores “…considera delictivo el traslado del menor sin hacer distingo alguno; considerando que en este caso resulta irrelevante que el denunciante tuviera conocimiento del lugar donde vivía la menor, al no establecer el tipo penal dicho elemento.”

 

Haciendo una labor casi pedagógica la resolución del Alto Tribunal especifica en qué consiste la conducta de sustracción de menores:

 

1.º El traslado de un menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con quien conviva habitualmente o de las personas o instituciones a las cuales estuviese confiada su guarda o custodia.

 

2.º La retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa.

 

En opinión de los magistrados del Tribunal Supremo, estamos ante “…un tipo mixto alternativo, donde se contemplan varias conductas: trasladar y retener, pero una sola de ellas basta para configurar el delito y donde es indiferente que se realice una o ambas conductas en orden a su calificación; de modo que no parece criterio metodológico adecuado acudir a una solución que sólo contempla la modalidad de retener y no permite identificar un bien jurídico común para la alternativa del traslado, donde la conducta se tipifica sin distingo alguno, tanto cuando la custodia se otorga por resolución judicial, cuando sin esa resolución judicial viene deferida por atribución o previsión legal…”

 

En nuestro ordenamiento, el tipo de sustracción de menores, pese a tener como referencia la definición efectuada por el Convenio de la Haya, tiene la interpretación extensa que supone que no sólo el progenitor custodio puede incurrir en traslado o retención ilícita, pues esta exclusión del sujeto activo, solo resulta predicable del progenitor que tiene la custodia exclusiva, aunque la patria potestad sea conjunta y con independencia del régimen de visitas. Si no que, en casos de atribución conjunta, aunque no exista resolución judicial, quien traslada ilícitamente al menor, puede incurrir en delito, al igual que en caso de custodia compartida. Siendo pues lo relevante, infringir el régimen de custodia.

Como juristas, no debemos perder de vista que se persigue una tutela efectiva por vía indirecta, de la estabilidad familiar de los menores, sancionando la conducta del progenitor que desvincula al hijo del entorno familiar, vulnerando los derechos del niño quien, en caso de separación de hecho, separación legal, divorcio de los padres o nulidad del matrimonio, tiene derecho a mantener contacto directo y permanente con ambos progenitores, con la finalidad de obtener por la vía de hecho la guarda y custodia, fuera de los cauces legalmente previstos, desestabilizando las relaciones familiares, necesarias para su desarrollo integral.

 

El procedimiento penal no permite entrar a valorar el fondo del asunto, es decir, con cuál de los progenitores el menor estaría mejor atendido; ya que para ello, existe el procedimiento civil con las garantías previstas en el mismo, y no debemos permitir que ello suceda, salvo excepciones tasadas y únicamente cuando exista un riesgo real para la integridad moral, sexual, física o psicológica para el niño.

 

 

 

Qué modificaciones se producen tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica 8/2021, de 4 de junio, de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia.

Este texto legal, ha supuesto que la regulación de la patria potestad sufra modificaciones que afectan de modo directo al planteamiento de la sustracción y al lugar de residencia de los menores que estamos analizando.

 

Hasta la entrada en vigor de este texto legal, no constaba expresamente que la decisión del lugar de residencia habitual de los hijos menores fuera una facultad de la patria potestad.

 

Actualmente, el artículo 154 del CC lo recoge en su tercer número del siguiente modo: “Decidir el lugar de residencia habitual de la persona menor de edad, que solo podrá ser modificado con el consentimiento de ambos progenitores, o en su defecto, por autorización judicial.”

 

Esta reforma, resuelve las dudas interpretativas, sobre todo al aplicar la legislación internacional como se justifica en el Preámbulo de dicho texto legal: “…en la normativa internacional la custodia y la guarda comprenden el derecho de decidir sobre el lugar de residencia de la persona menor de edad, siendo un concepto autónomo que no coincide ni debe confundirse con el contenido de lo que se entiende por guarda y custodia en nuestras leyes internas…”

 

            Teniendo como espíritu la protección del riesgo de sustracción de los hijos menores, tanto por alguno de los progenitores, como por terceras personas, se completa la redacción del artículo 158 del Código Civil al establecer cualquier cambio de domicilio del menor, al sometimiento a autorización judicial previa, y reforzando la protección a través de la modificación del tipo penal de sustracción de menores del artículo 225 bis, pudiendo ser sujetos activos, tanto el progenitor con el que conviva habitualmente, como el progenitor que únicamente lo tenga en su compañía en un régimen de estancias.

 

Artículo publicado en REVISTA FAMILIA Y SUCESIONES. Número 19. ICAV. 12 julio 2021

 

 

Sustracción de menores como forma de violencia sobre la infancia| Inmaculada Estrems| Mayo 2022 | EstremsLex

 

Responsabilidad Penal del menor y el Interés Superior del Niño.

 

 

Históricamente, no fue hasta el año 1899 en Illinois (Chicago) cuando se planteó una regulación legal y un trato diferenciado jurisdiccional entre los menores de edad y los adultos, a consecuencia del impulso del movimiento pro-infancia “Salvadores del Niño” que culminó con la creación del primer tribunal especial para niños, en  “Children’s Court of Cook Country”.

 

Si bien, hasta la Convención sobre los Derechos del Niño, elaborada durante 10 años con las aportaciones de representantes de diversas sociedades, culturas y religiones, y aprobada como tratado internacional de derechos humanos el 20 de noviembre de 1989, no se estableció una regulación mínima internacional común para proteger y reconocer de forma homogénea los derechos de los menores en contacto con la ley, como infractores de la misma.

 

Basta acudir al texto de la CDN para comprobar que no se establece internacionalmente una edad mínima común para la responsabilidad penal de los menores, debiendo ser los Estados miembros, quienes lo regulen expresamente.

Reglas mínimas de las Naciones Unidas para la administración de la justicia de menores, también llamadas “Reglas de Beijing“, adoptadas por la Asamblea General en su resolución 40/33, de 28 de noviembre de 1985, es decir, previamente a la CDN, recogen como criterios para concretar la edad mínima, que debe valorarse el nivel de madurez del niño, tanto desde el punto de vista emocional, mental como intelectual, lo que justifica que en cada cultura o región, pueda variar.

 

Con lo que nos encontramos, diferencias sustanciales en cada país.
Por ejemplo, en Inglaterra, los menores son penalmente responsables a partir de los 10 años, en Francia, a partir de los 13 años, y en Polonia o Suecia, a partir de los 15 años de edad.

Fuera de Europa, sorprende que en Australia sea a los 10 años, en India a los 7, y en Argentina, a los 16 años de edad.

 

 

Minimas edades penales en el Mundo. Imagen: Harvard X

 

 

 

Reflexiones tras 20 años de vigencia Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores

 

En España, la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores (Ley 5/2000) se aplica para exigir la responsabilidad de las personas mayores de catorce años y menores de dieciocho por la comisión de hechos tipificados como delitos o faltas en el Código Penal o las leyes penales especiales. (referidas al momento de la comisión de los hechos).

 

Nuestro texto legal ha sufrido múltiples reformas, especialmente como consecuencia de casos mediáticos lo que ha generado el agravamiento de las penas de los delitos graves o realizados con violencia, intimidación o cometidos en grupo.

 

 

 

Interés Superior del Menor, principio rector de la Responsabilidad Penal.

 

En la CDN (art. 3.1) aparece el criterio de la primacía del interés superior del menor como la directriz que debe de ser tenida en cuenta en todas las medidas y decisiones que afecten a niños, tanto en la esfera pública como en la privada.

Esta descripción tan genérica fue desarrollada por el Comité de los Derechos del Niño (Observación No. 143), que lo configura de forma triple como derecho, principio y norma de procedimiento.

 

El interés superior es un principio específico del proceso de menores, englobando muchas cuestiones diferentes que en conjunto fundamentan el catálogo de derechos que corresponden al menor debido a su naturaleza de persona especialmente vulnerable y en desarrollo.

 

Ello implica el deber de garantizar tanto disfrute pleno y efectivo de todos los derechos que el menor de edad tiene reconocidos en la Convención de los Derechos del Niño, así como las garantías procesales oportunas, que dará como consecuencia, una individualización en la respuesta.

Por ejemplo, en el supuesto de haber más de una posible interpretación de una norma que incida en el menor, se utilizará aquella que más le favorezca y siempre que se deba tomar una decisión que afecte a un niño o adolescente, el proceso de adopción de decisiones deberá incluir una estimación de las posibles repercusiones (positivas o negativas) de la decisión en el niño o los niños interesados.

 

Sin embargo, no debemos olvidar  que, en ocasiones, además del menor infractor, puede haber otro menor que sea víctima o perjudicado por la acción del primero, por lo que el interés superior del menor responsable penalmente, a pesar de ser primordial, no es exclusivo, debiendo fijarse una serie de criterios, como: tener en consideración los deseos y sentimientos del niño, así como su edad, sexo, ambiente, daños sufridos o riesgo de sufrirlos, analizar sus necesidades físicas, educativas y emocionales, considerar los efectos que podrían surgir de un cambio de situación, etc…

 

Este análisis específico del menor concreto en nuestro sistema de justicia juvenil lo lleva a cabo el equipo técnico por medio de la elaboración de informes, que ponen de manifiesto la situación psicológica, educativa y familiar del menor, así como información acerca de su entorno social, de ahí la importancia de su intervención y que pueda realizar propuestas como la imposición de una medida socioeducativa que considere que mejor se ajuste al menor.

 

Será el juez, en última instancia, quien pondere y valore la función educativa de la justicia juvenil y el interés superior del menor frente a la gravedad y circunstancias concretas del hecho cometido, respondiendo de forma individualizada, teniendo discrecionalidad a la hora de decidir tanto la medida a imponer como la duración de la misma.

 

 

 

 

 

Como reflexión final, no debemos olvidar que, estadísticamente, los menores que entran en contacto con este tipo de procedimientos como infractores, tienen mayoritariamente entre 14 y 15 años de edad.

Debemos valorar entonces que, en algunos casos, como punto de partida, aparecen las dificultades que algunos menores encuentran en su adolescencia, afectando a su desarrollo evolutivo completo, los déficits normativos y educacionales, con alto grado de absentismo escolar y consumo de sustancias estupefacientes que pueden presentar.

La mayoría de las resoluciones judiciales optan por un régimen semiabierto, con la finalidad de que el sistema suponga una segunda oportunidad para ellos, teniendo tras 20 años de recorrido de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, un balance positivo en cuanto al cumplimiento de las medidas.

 

 

penal responsabilidad del menor

 

 

 

 

Responsabilidad Penal del menor y el Interés Superior del Niño| Inmaculada Estrems| Mayo 2021 | EstremsLex

 

 

¿Qué es el COMPLIANCE?

 

Mucho se habla en la actualidad de este concepto, cada vez más demandado en las empresas, grandes o pequeñas, debido a la internacionalización de la prestación de servicios y productos.

 

El “compliance” como se desprende de su propia nomenclatura, tiene su origen, y por tanto una larga tradición, en empresas de corte anglosajón.

 

En España, irrumpió hace varios años, a consecuencia de la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2010 de la Reforma del Código Penal, que introdujo en España la responsabilidad penal de la persona jurídica, y posteriormente con la nueva reforma  el pasado 1 de julio de 2015 y la nueva circular 1/2016, se ha puesto el foco en esta función de cumplimiento que gestiona riesgos como penales, tributarios, operacionales, reputacionales, laborales, etc..

 

Si bien, parece desprenderse que únicamente tiene utilidad o sentido para evitar la responsabilidad penal, laboral y tributaria, con las sanciones y penas que puede conllevar, en mi opinión es una oportunidad de crecimiento y profesionalización de una empresa, y sus empleados, ya sean directivos, administrativos u operarios, reforzando la filosofía, los principios que rigen la organización, a través de procesos, controles y garantías que otorgan seguridad para el desarrollo de las funciones de cada trabajador.

 

Resulta necesario previamente, hacer una reflexión de la filosofía de la empresa, vocación de durabilidad y continuidad del proyecto, importancia del capital humano y activos, procesos de producción, distribución o prestación de servicios, detectar donde se puede mejorar, establecer unos plazos para la revisión… para que el sistema sea como un “traje a medida” para cada organización, pero redundará en la mejora de la calidad y la cultura de la propia empresa, por lo que el esfuerzo, será recompensado.

 

Lejos de resultar difícil de implantar, la tecnología está a su servicio, facilitando su automatización e integración en el desempeño de las funciones diarias, -en la gestión de riesgos y generación de matrices de regulación y controles asociados así como, en general, en los mapas de riesgos- y eficiencia en la gestión del cumplimiento en las empresas, lo que, teniendo en cuenta la tendencia actual al “teletrabajo” resulta muy útil y natural.

 

 

 ¿Cuáles son los beneficios de implementar un sistema de gestión de compliance?

 

Además de los indicados de forma general, los beneficios del compliance son muy variados  y dependen en mayor medida del alcance de su sistema y de los tipos de riesgos a considerar por su propia actividad, como son penales, laborales, de procesos, tributarios, etc.

 

Existen marcos internacionales, como no podría ser de otro modo, con distintos estándares que sirven de guía y ayudan a las empresas a implementar sus modelos de compliance y certificarlos, gracias a los ISO, por ejemplo, otorgando una garantía adicional, no sólo a nivel de prestigio y reputación, sino de estandarización e identificación.

 

Las ventajas de la existencia del compliance son variadas para la empresa:

 

  • Reduce la responsabilidad legal y penal de las empresas en muchos países, al poder demostrar que disponen de medios en la gestión del compliance.
  • Facilita la detección de malas praxis de directivos y empleados.
  • Mejora la reputación ante propios y terceros, aumentando el valor de la empresa.
  • Mejora la organización y el control interno.
  • Genera confianza en los miembros que forman la empresa, tanto gerentes, empleados, inversionistas, clientes y socios comerciales.
  • Permite negociar los seguros contratados, como los de responsabilidad civil de los directivos y empleados, y los de riegos financieros y de cobertura de impago de terceros.
  • Ventaja competitiva y estratégica en la participación de concursos públicos y contratación con empresas internacionales.

 

Además, de beneficiar la propia actividad y reputación de la organización, considero que estamos mejorando el mercado, lo que redunda en beneficio del sistema, consiguiendo:

 

  • Empresas más comprometidas, éticas, con mayor seguridad laboral y transparentes.
  • Se reduce la incertidumbre en las transacciones comerciales y la inseguridad jurídica de las operaciones internacionales.

 

Si una empresa todavía no cuenta con un sistema Compliance adecuado, es el momento de valorarlo y buscar el modelo más adecuado, en breve tendremos la nueva norma 37301, y será más necesario que nunca.

 

 

 

 

 

 

¿Qué es el compliance?| Inmaculada Estrems| Noviembre 2020 | EstremsLex

 

 

 

Crisis Covid 19 🦠 Medidas Civiles prácticas

 

A nadie le es ajeno que estamos viviendo tiempos convulsos a nivel personal, económico y político, y que los últimos meses, con la crisis del covid-19, nos ha sacudido a todos, en una u otra medida (familiares o conocidos enfermos, negocios que han cerrado de forma indefinida, actividades que no tendrán más remedio que replantearse su posición en el mercado, formas nuevas de trabajar y conciliar…)

Nunca habíamos estado tan pendientes del BOE como ahora.

Los cambios legislativos que se introducen en forma de medidas, en ocasiones revolucionarias, dentro de cada norma, suponen para los abogados y asesores, adaptarse o quedarse obsoleto.

Es necesario, ser concienzuda, estar al detalle, vivir estas semanas con la pasión por el cambio que supone esta profesión.

Por nuestra actividad y la de nuestro clientes, hemos hecho un rápido resumen que espero que ayude a tener una primera guía para las actividades afectadas.

 

[toc]

 

 

 

Moratorias arrendamiento de local de negocio (PYMES y autónomos): Cuestiones prácticas.

 

Contenidas en el Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril, en vigor desde el 23 de abril.

 

 

 

 

 

 

¿Qué se entiende por una MORATORIA en el Real Decreto?

 

Es el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, siempre que dicho aplazamiento o rebaja de la renta no se hubiera acordado por ambas partes con carácter voluntario.

 

  • Moratoria si el arrendador es persona física

Si el arrendador es persona física los arrendatarios (personas físicas o jurídicas) podrán solicitar una moratoria, dentro del plazo de 1 MES desde el 23 de abril de 2020.

Excepcionalmente, las partes podrán disponer de la fianza (es decir, darle una finalidad distinta a la prevista por la Ley 29/1994, de 24 de noviembre.

O sea, se podrá hacer servir para el pago de alguna o alguna de las mensualidades, total o parcialmente.

El arrendatario deberá reintegrar la parte o la totalidad de la fianza de la que se ha dispuesto, en un plazo máximo de 1 año desde la celebración del acuerdo.

 

 

  • Moratoria si el arrendador es persona jurídica, entidad pública o gran tenedor

Si el arrendador es persona jurídica, entidad pública o gran tenedor, el arrendatario podrá solicitar la moratoria, que deberá ser aceptada.

La moratoria será automática, y con la duración de todo el estado de alarma y sus prórrogas.

Será prorrogable esta moratoria a las mensualidades siguientes (computadas una a una) si el plazo inicialmente pactado fuera insuficiente por el impacto económico y laboral del Covid-19, con un plazo máximo de 4 meses.

 

 

 

 

 

 

 

Procedimiento especial previsto para Derecho de Familia en el Estado de Alarma

 

 

Creación del procedimiento especial sumario para resolver cuestiones derivadas del estado de alarma acordado por Covid-19 contenidas en el Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril, en vigor desde el 30 de abril.

Supone la creación “ex novo” de procedimientos derivados del estado de alarma, y con la única vocación de solventar situaciones que se hayan producido con dicha ocasión.

Es decir, NO CABE utilizar este procedimiento para supuestos que puedan ser resueltos por la vía de Ejecución de Títulos Judiciales, ni Modificación de Medidas, ni Guarda y Custodia, ni Separación, ni Divorcio.

 

 

 

 

Por lo que, en lo no previsto por el Real Decreto, deberá estarse a los artículos vigentes de la LEC.

Se hace necesario recordar que estos procedimientos, no dejan sin efecto los anteriores, sino que únicamente están previstos con la finalidad de paliar la existencia de situaciones de hecho que pudieran ser de abuso de Derecho para alguna de las partes, y/o para los menores afectados.

 

Tanto es así, que se podrán interponer hasta 3 meses más tarde de la finalización del estado de alarma, teniendo por tanto vocación temporal.

La suspensión vigente de los plazos procesales, por tanto no afecta a estos procedimientos, no debiendo esperar a su presentación (actualmente, a fecha de la publicación del presente post, la Administración de Justicia maneja fechas para las fases de la desescalada distintas a las correspondientes a las CCAA, ya que la última Orden JUS/394/2020, de 8 de mayo, por la que se aprueba el Esquema de Seguridad Laboral y el Plan de Desescalada para la Administración de Justicia ante el COVID-19,  prevén un calendario para la incorporación del funcionariado y la reanudación de la actividad judicial de forma progresiva.

 

 

¿Cómo se iniciarán dichos procedimientos?

 

A través de demanda, exponiendo las circunstancias motivadas por las que se acude a esta vía, y no a las existentes previamente en la LEC.

El solicitante deberá ir representado por procurador y asistido de letrado, como en el resto de procedimientos de familia.

 

 

¿Qué Juzgados serán competentes para conocer dichas demandas?

Serán Juzgados competentes para conocer de estos procedimientos, los del partido judicial, y aquellos juzgados especializados, si los hubiera, que hubieran resuelto en caso de haber interpuesto un procedimiento de régimen de visitas, custodia, modificaciones de las medidas definitivas sobre cargas del matrimonio, de las pensiones y alimentos.

Está previsto, en caso de que los menores tengan más de 12 años, que sean explorados como en los procedimientos ordinarios.

Igualmente, la intervención del Ministerio Fiscal será necesaria, en los asuntos que por su naturaleza lo requieran. (no cabe la exclusión de dicha figura aunque nos encontremos ante procedimientos especiales y sumarios)

 

 

 

 

 

 

Aspectos prácticos del desarrollo de la vista.

La vista se desarrollará con el mismo orden y turno de palabra de los procedimientos ordinarios.

Demandante ratifica o amplia sucintamente, demandante contesta o ratifica contestación, recordando que también cabe reconvención.

Con recibimiento del pleito a prueba.

Cabe la solicitud de prueba anticipada, con los plazos previstos, la citación de testigos o peritos, requerimiento o aportación de documentación, incluso, en el caso de que las mismas no pudieran practicarse en el acto de la vista, cabe que dentro del plazo de 15 días posteriores, se hiciera.

Posteriormente, se dará palabra a las partes para que formulen conclusiones.

Hasta aquí, el procedimiento no difiere de los anteriormente vigentes.

 

 

 

 

 

¿Entonces, para que es necesario regular dichos supuestos?

Parece claro que, la motivación de regular y crear procedimientos excepcionales, va dirigido a resolver de forma rápida y ágil (que no es lo mismo) las discrepancias que se hayan podido producir y en las que no se haya llegado a un acuerdo entre las partes, motivo por el que se acude al Juzgador para que resuelva lo que las partes no han podido hacer.

 

Por experiencia profesional, la temeridad al litigar o la innecesariedad de algunos asuntos, tiene más que ver con la máxima “el sentido común es el menos común de los sentidos”, entendiendo que una situación de estado de alarma que nunca se había producido con anterioridad, debería ser resuelta mediante recurso personales como la generosidad, la equidad, y la voluntad de no incrementar la litigiosidad, tanto para los afectados como para los letrados.

 

Entiendo que la cuestión se encuentra más en los plazos que deberán cumplirse, especialmente por parte del Juzgador para dictar resolución (3 días hábiles), pudiendo hacerse de forma oral al final de la vista, y acordarse su firmeza en el mismo acto, si todas las partes están de acuerdo y tienen voluntad de no recurrir.

 

Considero que la mayoría de estos procedimientos para que tengan verdadera vocación de celeridad en resolver el conflicto existente, deberían ser finalizados con acuerdo.

En caso contrario, las partes, contra los pronunciamientos que no les sean favorables, ya que cabe recurso de Apelación, podrán interponerlo en los plazos previsto por la LEC a tal efecto.

 

 

 

 

Crisis Covid 19 🦠 Medidas Civiles prácticas
| Inmaculada Estrems| Mayo 2020 | EstremsLex

 

 

👩‍💻 ¿Te han copiado contenido web? Qué hacer

 

 

Copiar, según la RAE, entre otras muchas acepciones, “Imitar servilmente a un autor, a un artista, una obra o su estilo”.

Desde nuestra más tierna infancia sabemos que copiar está mal, es un hecho reprochable que en muchas ocasiones, siempre que nos descubrieran, nos podía suponer un suspenso. No habíamos estudiado lo suficiente o resultaba más cómodo nutrirte de los esfuerzos de los demás. Seguro que todo esto te resulta familiar y si eres un blogger, más aún.

 

 

 

 

 

Aunque pueda parecer un halago, “si te copian será porque lo haces bien”, que te plagien o te copien contenido web, no solo no es un cumplido por tu trabajo, sino que te puede suponer un grave perjuicio, moral, económico y hasta de posicionamiento en Google.

Si eres blogger, seguro que conoces algún caso, si no lo has sufrido en tus propias carnes y el mero hecho de pensarlo te produce rabia e indefensión

Copiar el contenido de un artículo o un post de un blog, no es sólo moralmente reprochable, que lo es y mucho, lo es también legalmente, es un acto que atenta contra la Propiedad Intelectual.

 

 

 

[toc]

 

 

 

 

Propiedad intelectual

 

Por Propiedad Intelectual se entiende toda creación del intelecto humano. Esto incluye las obras literarias, artísticas y científicas; las interpretaciones de los artistas intérpretes y las ejecuciones de los artistas ejecutantes, los fonogramas y las emisiones de radiodifusión; las invenciones en todos los campos; los descubrimientos científicos; los diseños industriales, las marcas de fábrica, de comercio y de servicio y los nombres y denominaciones comerciales; la protección contra la competencia desleal y todos los demás derechos relativos a la actividad intelectual en los terrenos industrial, científico, literario y artístico.

 

 

 

 

 

 

Derechos de autor

 

El contenido de un blog, los artículos que se escriben fruto de una investigación, una experiencia, una redacción elaborada o unos simples pensamientos plasmados por escrito, constituyen una creación, un bien inmaterial protegido por la propiedad intelectual, concretamente por los derechos de autor.

 

La propiedad intelectual goza de protección especial no solo en la legislación española sino también en la Internacional, está garantizada entre otros por el convenio de Berna.

 

El autor del post es el titular de la propiedad intelectual del mismo y puede utilizar sus derechos de autor de forma exclusiva, nadie más puede utilizar el contenido del mismo sin tener la debida autorización.

 

 

 

 

 

Las nuevas tecnologías facilitan la posibilidad de copiar y compartir obras protegidas por derecho de autor. En ocasiones solo hace falta el botón derecho del ratón “copiar y pegar”, seguro que conocéis muchos bloggers que han sufrido copias o plagios de un artículo de su blog en su totalidad o de parte del mismo (aquí la que suscribe lo ha sufrido en primera persona, nada más y nada menos que la copia íntegra de 15 artículos del blog).

 

Los derechos de autor están protegidos por nuestra legislación tanto en el ámbito civil como en el ámbito penal. Pero antes de tener que recurrir a la Justicia, tenemos otras posibilidades y recursos a los que intentaremos acudir en primer lugar.

 

 

 

 

 

 

Plagio de contenido web ¿por error?

 

Queremos creer que aquel que copia contenido web lo hace por error, permitidme que lo dude, el error está más bien en no saber que estos hechos pueden llegar a tener incluso responsabilidad penal, que se puede traducir en prisión y multa, tal y como está previsto en el Código Penal español.

 

“Uy, perdona, yo no lo sabía…”

“Bueno, si sabía que era tuyo, lo que no sabía era que copiar fuera tan grave”

“Pues si lo es, mío y grave”

Seguro que este diálogo imaginario os resulta familiar.

 

 

delito propiedad intelectual

 

 

 

 

 

Pasos a seguir si te han copiado contenido

 

 

Contactar con la persona que te ha copiado el contenido

 

Si detectamos que nuestro contenido web ha sido copiado o plagiado, lo primero que tenemos que hacer es intentar contactar con el dueño de la web en la que se ha publicado este contenido copiado.

Lo más recomendable es enviarle un mensaje privado, por e-mail si lo indica, siempre es mucho mejor hacerlo por correo electrónico, o por redes sociales, si tiene cuenta en alguna de ellas.

En este mensaje debemos indicarle que el contenido de ese artículo está copiado de tu web (cosa que probablemente ya sepa) que contenido concreto es y que por favor lo retire.

Puede darse el caso, como me sucedió a mí, qué toda la web plagiadora se nutra de contenido copiado de otras webs y por este motivo oculte toda vía de contacto.

 

 

 

 

 

 

Cómo saber dónde está alojada una web

 

En el caso de que no aparezca ninguna vía de contacto en la misma página web, existen webs en las que indicando la URL completa nos dará los datos de esa web, tanto la empresa de hosting, como la dirección IP y donde se localiza el servidor, además de alguna vía de contacto

Son varias las webs que realizan estas búsquedas, la web Cdmon nos ofrece unos datos muy detallados sobre el dominio  y “Who is hosting this” nos indicará al detalle la empresa de hosting.

 

 

 

 

 

 

Contactar con la empresa de hosting y con la empresa del dominio de la web que nos copia

 

En el caso de que no quepa ninguna duda del plagio, puedes enviar un e-mail al correo electrónico que tienen tanto las empresas de hosting, como las del dominio, para reportar un abuso y normalmente ellos te ayudarán poniéndose en contacto con su cliente para indicarle la situación. Todas tiene un correo de abuse@.

 

Aunque no fue mi caso, la empresa de su hosting se negó a ayudarme, por suerte si lo hizo Webempresa, mi empresa de hosting, indicándome cuáles de mis enlaces estaban siendo plagiados, ya que los copiaba unas horas después de que yo los publicara.

 

 

 

 

 

En mi caso concreto la empresa del dominio era estadounidense y desde California me contestaron muy amablemente indicándome que me ayudarían con la investigación, pero que a poder ser contactara con la empresa de hosting del infractor que era realmente quién me podría ayudar. Pero como ya he indicado no fue así en mi caso.

No era necesario hacer demasiado trabajo de investigación ya que todos los artículos publicados en la web infractora eran una copia íntegra de los míos, más de 15 artículos de mi blog de viajes con mi propio nombre incluido en ellos.

Cabe recordar que aunque indique el nombre del autor, si lo publica sin la autorización del mismo sigue constituyendo una infracción contra la propiedad intelectual.

 

 

 

 

 

Como denunciar contenido copiado a Google

 

El problema de las copias de contenido web no es solo un problema de derechos de autor, también puede afectar al posicionamiento web de nuestros artículos y verse así los artículos originales penalizados por causas ajenas a nuestra voluntad y todo sea dicho, injustamente.

 

Por este motivo Google tiene una serie de formularios tanto para notificar una infracción de derechos de autor como para denunciar que el contenido copiado se está posicionando en Google por encima del original.

Formulario de Google para notificar una infracción de derechos de autor

Formulario de Google para reportar que el contenido copiado se posiciona por encima del contenido original

Ambos formularios de Google son muy sencillos de rellenar y Google abre una investigación con toda esa información.

 

 

 

 

Lo normal es que la web infractora rectifique, pero por desgracia no siempre es así y algunos insisten en negar las evidencias y toca seguir los siguientes pasos.

Desafortunadamente todos estos procedimientos no suelen ser rápidos y en ocasiones no nos queda otro remedio que acudir a la justicia para defender nuestros derechos. Y para eso están los abogados especialista en Propiedad Intelectual en Internet, para defender los derechos de autor frente a los plagios.

 

 

abogados propiedad intelectual internet

 

 

 

 

¿Te han copiado contenido web? Qué hacer |
Clara Estrems | Abril 2020 | EstremsLex